Tiempo de lectura: 6 minutos

Luz Saltalamacchia es autora de Nuestras flores. Hoy es la pluma invitada en nuestro blog para asesorarnos sobre plantas para regalar, que es una habilidad muy necesaria para las románticas del romanticismo.

Tuve mucha suerte de amar y ser amada, por lo que tengo cierta maestría en el arte de hacer regalos bonitos. Digo esto porque es difícil encontrar algo copado todos los meses (sobre todo al principio de una relación amorosa, cuando se festeja cada mes), que sea original, útil, necesario y nuevo. Muchas veces hace falta cierto ingenio.

Con el paso del tiempo, descubrí cuál era el regalo perfecto cuando no sabía (y cuando sí) qué regalar, por el simple hecho de que juntaba todas las características que hacen a un buen regalo: bonito, bueno, barato (a veces)… y vivo.

Probablemente sepas de lo que estoy hablando. O no. Lo importante acá es saber que este regalo tiene un significado más importante que el de solo entregar algo que decora, limpia el ambiente, acompaña y crece. Este regalo habla de tu relación con esa persona. Porque cada planta comunica algo.

Y sí, obvio. Estamos hablando de plantas.

Cuando el personaje de mi novela Azul, en Nuestras flores, decide hacer borrón y cuenta nueva (mudarse lejos de su casa, cortar toda comunicación con su ex mejor amiga, distanciarse de sus padres) también decide empezar un hobby: cuidar plantas. Porque ocupando su mente con distintas especies podía preocuparse, también, por otro ser vivo que sí la necesitaba (que sí la correspondía, con crecimiento, con tallos más altos, con flores más hermosas). Pero cuando su ex mejor amiga Trinidad vuelve y se instala a vivir con ella, resulta que el departamento tenía aroma a lavanda, menta y jazmín; el balcón parecía un edén nocturno entre una ciudad de fuego; y cada día era como despertar junto a una familia verde que compartía en silencio y armonía cada paso que Azul y Trinidad daban. Sin saberlo, Azul llenó su casa de plantas para nunca más estar sola.

Veo en las plantas un regalo perfecto porque es darle al otro un compañero de vida.

Además, ¿sabías que tanto las flores como las plantas en sí tienen significado? En la era victoriana, se regalaban flores para comunicar algo: una rosa amarilla significa amistad; un olivo significa paz; un sauce rastrero significa amor no correspondido; y una violeta de Parma significa «déjame amarte».

Por ese motivo, cada capítulo de Nuestras flores está asignado a una flor y a su significado. Con las plantas ocurre lo mismo. Cada planta significa algo.

¿Cuáles son las plantas perfectas para un ser querido? Depende del “porque”:

Te regalo un potus porque quiero que estés siempre acompañada

El potus es conocido por ser una planta colgante que vive ante cualquier adversidad. Si te olvidas de regarla, si le das poca luz, si la usas meramente como decoración, esta planta crecerá y crecerá hasta volverse una cabellera verde.

Los potus son el regalo por excelencia para aquellas personas que están empezando algo. ¡Vivirá para siempre! Y se mudará contigo a cada casa que la lleves.

El feng shui las adora. Según esta milenaria tradición, el potus transforma la energía negativa en positiva y libera de contaminantes el aire de tu casa. Su significado es “purificación”, porque literalmente purifica el aire.

En Nuestras flores, Azul tiene un potus sobre la heladera, porque en Buenos Aires dicen que de esa forma “llega la abundancia”. ¿Podías creer como un acto tan simple podría ser de buena suerte? ¡Tal vez es hora de que le lleves un potus a tu ser querido!

Te regalo una albahaca porque valoro tu interés por la cocina

En casi cuatrocientas páginas, Nuestras flores tiene más de 7 escenas donde se está desayunando, almorzando, merendando o cenando. La palabra “comer” aparece 24 veces. Porque la comida es lo que nos mantiene vivos, y el momento de comer nos une con las demás personas.

Una planta de albahaca puede ser ideal para ese ser querido que ve en el proceso de cocinar un momento de relajación, porque le estás brindando un insumo natural que mejora cada receta. La albahaca fresca, recién cortada, es mejor que cualquier albahaca industrial en polvo que compres.

Para el feng shui, esta planta representa la buena fortuna, la abundancia y aleja la mala suerte de tu hogar.

¿Eres de las personas a las que les encanta cocinar? Trinidad también. Aunque al principio del libro quemaba las milanesas, al final consiguió preparar platos exquisitos para toda su familia. Eso es porque la cocina toca una fibra en nosotros. ¿Y qué mejor una planta de albahaca para mejorar cada plato que tu ser querido prepare?

Te regalo un lirio de paz porque siempre brillas en la oscuridad

El lirio de paz es una planta para interior que puede estar en la zona más oscura de tu casa… y así y todo largar una flor blanca bellísima.

Sus hojas verdes y su aroma fresco adornan la esquina más sombría de nuestro cuarto, porque esta planta puede (y debe) encontrarse en la sombra para crecer. ¿Te hace acordar a alguien?

No solo es muy hermoso verla crecer, sino que, según el feng shui, esta planta emite una energía calmante: transmite paz.

Probablemente el lirio de paz sea la planta más fácil de cuidar del mundo. Casi no requiere riego, solamente fertilizante una vez al mes. Porque para ser hermosa no se necesitan tantos requerimientos.
Regala un lirio de paz a aquella persona que crea que no es suficiente. Entrégaselo a tu ser querido que necesite ver crecer ante sus ojos un ejemplo de belleza natural, así como Azul puso su propio lirio de paz sobre la mesa del balcón.

Te regalo una hipoeste porque eres hermosa

La hipoeste es el regalo perfecto si querés que la otra persona se asombre, porque es de las plantas con flores más hermosas que existe. Tal vez incluso vos te asombraste al ver la foto (y en persona es exactamente igual).

Como todas las plantas que tienen hojas de varios colores, necesitan mucha luz para que el color se mantenga. Un buen riego y fertilizante hará que esta planta crezca el doble y sea el principal atractivo de toda tu casa.

Según el feng shui, la hipoeste fomenta la estabilidad y la conexión espiritual en tu vida. Además, ¡es la planta del amor por excelencia! Porque transporta el Kun Qi, representante de la energía femenina y, por lo tanto, de la reciprocidad en las parejas.

Te regalo una sansevieria porque necesitas un cambio de aires

La sansevieria es purificadora de aire y crece en cualquier condición. Para que te des una idea, se estima que hay que regarla… ¡cada quince días! Y su crecimiento es rapidísimo. En tan solo unas semanas en tu casa verás que empiezan a salir brotes nuevos.

Pero para el feng shui, esta planta es la más popular y querida por todos. La sansevieria transmite energía positiva a tu ambiente, lo que puede ser ideal si tu ser querido está pasando por una mala racha.

Según el mito porteño, colocar una Sansevieria en la puerta de tu casa aleja la envidia y las malas energías de las personas. Es por eso que Mateo, el hijo de Trinidad, dibuja la sansevieria en su cuaderno entre las plantas que más recuerda. Si tu ser querido desea cuidar su hogar de las malas vibras, tal vez necesite una protección natural como esta.

¿Por qué regalar plantas?

¿Se puede elegir una planta al azar? Sí, obvio. Cada planta tiene sus propiedades, cada ser vivo tiene sus características. Todas son hermosas y pueden servir para tu propósito.

Pero cuando Azul en Nuestras flores dice “cada error es una planta que muere”, estaba siendo literal y metafórica a la vez. Una planta puede ser simplemente un adorno en una casa, cumplir su función estética y morir por falta de nutrientes cada tres meses (para que luego compres otra en un vivero, y así, en un círculo sin fin).

Si enfocamos la vida de esa forma, tal vez perdamos la oportunidad de experimentar un milagro. La conexión entre las personas, la conexión entre nosotros y las flores, la conexión del universo, es la misma.

No te quiero sacar mucho más tiempo. En estas cinco plantas que seleccioné, tal vez te deje alguna idea de lo que podría servirte. Obviamente me gustaría que las utilices y descubras, dentro de este mundo florido, más especies de tu agrado.

Y tal vez, en esa búsqueda, descubras que te gustan tanto las plantas como a mí. O como Azul.

Descubre el lenguaje de las flores de la mano de Luz Saltalamacchia en Nuestras flores: