Tiempo de lectura: 6 minutos

Aunque este año las cinéfilas sáficas estamos viviendo nuestra mejor vida con los estrenos de Love Lies Bleeding y Drive Away Dolls, amén de tener recientito el éxito de Bottoms, lo cierto es que habitualmente no es fácil encontrar películas lésbicas de calidad. Casi todo es demasiado indie, con un presupuesto de tres bolsas de Doritos y un Kinder Bueno y eso termina por repercutir en el resultado final en pantalla, cuando no directamente en la calidad actoral del casting. Por eso hemos rescatado para ti tres películas que jamás llegaron al mainstream, pero derrochan personalidad. Ponte cómode y sigue leyendo que de aquí sacas plan para el fin de semana.

Viajamos en el tiempo al lejano (sic) 2005 para traerte una pequeña rareza en forma de joya: Red Doors. La productora y guionista Georgia Lee se estrena como directora en una dramedia coral sobre una familia chino-estadounidense extrañamente disfuncional y cuyas complicaciones no giran, por una vez, en torno a los problemas raciales.

En la cultura asiática, las puertas de color rojo brillante en el exterior de una casa están destinadas a dar la bienvenida a la armonía y la buena suerte. Las de la casa de los Wong en los suburbios de la ciudad de Nueva York, sin embargo, se abren sobre una familia dividida, con cada uno de sus miembros concentrado en la búsqueda de su propia felicidad.

Ed Wong acaba de jubilarse y planea escapar de su vida mundana. Sin embargo, las tumultuosas y alocadas vidas de sus tres hijas rebeldes dan un radical giro a sus planes. La hija mayor, Samantha, es una ambiciosa mujer de negocios de Manhattan que de repente se resiste a su próximo matrimonio con el chico perfecto. Julie, la tímida hermana mediana, descubre que su vida como aplicada estudiante de Medicina se pone patas arriba cuando se enamora de una guapísima estrella de cine que visita el hospital donde hace las prácticas. Katie, la hermana menor, es una revolucionaria estudiante de último año de secundaria que se involucra en una guerra de bromas, peligrosa y en continua escalada, con su viejo vecino y némesis, Simon.

La película maneja con mimo temas tan complejos y dispares como el matrimonio, la religión, el suicidio, la asimilación étnica, la angustia adolescente, la esclavitud y el lesbianismo para ofrecernos un retrato muy digno de una familia en toda su complejidad. Haciendo malabares con el humor negro y las emociones profundas, logra un equilibrio entre el sentimentalismo y el cinismo que le sienta estupendamente a la cinta y que le valió sus buenos premios en los festivales de cine Outfest y Tribeca en su año de estreno.

Tal vez el safismo no sea el motor central de la trama, pero nos merecemos formar parte de historias contadas con buen gusto y sin balas perdidas, que de eso ya empezamos a estar un poquito hartas.

¿Quién dijo que las sáficas no tenemos buenas romcom navideñas? Producida y estrenada por la compañía de streaming lésbica, bi y queer tristemente casi desconocida en España Tello Films, te presentamos Season of Love. Su estreno en 2019 ha pasado de puntillas por nuestro país, lo cual es una verdadera lástima porque se atreve de lleno con un género que es feudo hetero, y no lo hace nada mal. En este caso hay que decir que fue la propia productora quien sacó a concurso la posibilidad de rodar una película navideña enteramente lésbica, cayendo el gordo de Navidad en las manos de la escritora Kathryn Trammel.

En Season of Love seguimos las historias de tres parejas durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo y, sorpresa, las tres son parejas de chicas. Es el día de la boda de Iris y su mejor amiga Lou y su prima Janey van a ejercer como damas de honor. Desafortunadamente para Iris, su prometido se da la fuga dejando a su hermana Mardou para cuidar de la despechada novia. Por otro lado, conoceremos a Janey, una militar que vuelve a casa por Navidad tras pasar un año lejos de su chica, Sue, aspirante a músico con problemas de pánico escénico más dedicada a cuidar de su madre enferma que a su propia vida. La tercera historia nos presenta a Lou, que ha decidido abrir una cervecería y lidia con el estrés mientras desea secretamente a su vecina soldadora, Kenna. Todas las historias se irán conectando entre sí a medida que avanza la trama y se desarrolla cada una de las relaciones.

La propia fundadora de Tello Films, Christin Baker, se pone a los mandos de la dirección en esta comedia romántica prototípica que nos ofrece todos los clichés prometidos. Estamos ante una especie de Love Actually completamente queer para ver con corazones saliendo de los ojitos, hecho por mujeres sáficas para mujeres sáficas. Cabe destacar que las fans de Wynonna Earp podremos disfrutar del acento real de Dominique Provost-Chalkley y escucharla cantar. Además, la química entre las actrices que dan vida a Iris y Mardou es tan brutal que nos serviría como motivo suficiente para revisionar la película cada año (y ya van cinco).

Por si todos estos fuesen motivos insuficientes para animarte a darle una oportunidad, en Season of Love hay diversidad, buen rollo y un ambiente cálido que calienta el corazoncito. Si esta película no se ha convertido aún en un clásico de culto es porque no ha contado con el respaldo publicitario de ninguno de los gigantes del streaming. Pero lo indie nos va. Y estamos seguras de que a ti también.

De nuestra última elección probablemente hayas oído hablar aunque solo sea porque levantó ampollas en los sectores más conservadores del catolicismo en 2021. Estamos hablando de Benedetta, un thriller dramático de alta carga erótica estrenado en Cannes y con el controvertido Paul Verhoeven en la silla de dirección.

Benedetta nos cuenta la historia de una monja en la Italia de la Contrarreforma que asegura tener visiones desde la infancia y ser el vehículo de la voluntad de dios. En una Toscana asolada por la peste bubónica del s XVII, pronto se hace con un séquito religioso que la venera mientras en lo personal empieza a verse repetidamente tentada por una bellísima novicia a la que rescata de las fauces del maltrato y el abuso.

La película que nos ocupa es una adaptación libre del libro de Judith C. Brown Afectos vergonzosos: Sor Benedetta, entre santa y lesbiana (un título que funciona perfectamente como sinopsis) y pese a pertenecer al género “lesbianas sin electricidad” no cae en exceso en la soporífera búsqueda de rigor histórico de la que suelen pecar otras cintas de época.

Ojo aquí, porque no estamos ante una película de romance. O al menos no de un romance típico. Entre nuestras protagonistas lo que hay es un calentón perpetuo que resuelven sin ningún tipo de vergüenza entre los muros del convento y cuyas escenas destilan alta carga erótica. Mucha. Algunas personas podrían estimar que demasiada. Y es que cuando es un señor el que dirige, muchas veces cuesta ver esa fina línea entre sexualización y exigencias del guion. En este caso nos mojamos (ja) y vamos a decir alto y claro que la historia de Benedetta necesita sexo. Porque es el eje central del tremendo pifostio que se monta al final de la película, y del que para no caer en demasiados spoilers diremos solo que incluye un dildo tallado a mano en una efigie de madera de la virgen María.

Benedetta es sexo, performance y blasfemia. Ni consigue ni pretende ser un canto al amor lésbico o una reflexión profunda de la posición de la Iglesia Católica ante la homosexualidad. A veces, simplemente hay que dejar que lo erótico excite y despierte controversia. Que nos divierta y nos abstraiga sin redundar en la ternura y los otros cientos de cosas purísimas que se presuponen en las relaciones entre mujeres. Viva la provocación.

Hasta aquí nuestras recomendaciones cinéfilas que (casi) seguro no tenías bajo el radar. Si te animas a verlas, no te cortes en comentar qué te han parecido, por aquí o en cualquiera de nuestras redes sociales.

Let’s go, lesbians!