Tiempo de lectura: 3 minutos
SPOILER ALERT: No lo leas si no has visto el último capítulo de la última temporada ‘Hello, Losers’.

«El peor final jamás visto». Así lo leo una y otra vez en las redes sociales mientras me preparo para escribir estas líneas. “El peor final jamás visto”, y vaya que es mucho decir cuando hay quien lo coloca hombro a hombro junto al de Juego de Tronos. Por cierto, hay quien se refiere a lo sucedido como un “Derek”, haciendo alusión a la trágica muerte de Derek Shepherd en Grey’s Anatomy. 

Mientras se consumían los minutos del episodio me preguntaba si, finalmente, nos darían la oportunidad de verlas zanjar esa pasión que cocinaron a fuego lento durante toda la serie. La respuesta a esa pregunta llegó: ¡Lo hicieron! (¡Y de qué manera!). El beso entre Eve (Sandra Oh) y Villanelle (Jodie Comer) fue romántico, tierno, emotivo, cómplice, muy lésbico, bien dado y casi una obra de arte. ¡Siempre lo tendremos (porque sé que seremos muchas) en nuestro corazón!

Lo que no me imaginé cuando vi a Carolyn (Fiona Shaw) y a Pam (Anjana Vasan) compartiendo un banco en una plaza cualquiera es que, esa conversación sobre flatulencias, nostalgia y regresar al M16 con las manos vacías, terminaría con la propuesta de asesinato de Villanelle. 

Durante tres temporadas las personas detrás de la serie de la BBC se las arreglaron para sorprendernos con sus finales, dejándonos con ganas de más y lamentando tener que esperar tanto para la próxima, pero… (qué lamentable escribir este pero) Los últimos 3 minutos de la cuarta temporada son tan poco creativos, típicos y decepcionantes, que es casi difícil de creer. ¡Parece una broma de mal gusto!

– ¡Noooooo! – grité sin darme cuenta. 

Acababan de disparar a Villanelle (de una manera muy parecida a la muerte de otro personaje lésbico: Tara en Buffy Cazavampiros). A Eve le salpica su sangre antes de mirarla con los ojos llenos de horror; la otra la empujó al agua en un intento por protegerla como lo ha hecho desde hace años. 

– ¡No pueden hacer esoooo! – le decía al televisor. 

En la profundidad ambas intentan tocarse, pero qué va, la rubia muere en medio de una secuencia que me recordó a otra muerte muy repudiada: la de Jack en Titanic.

Cerraron con el asesinato absurdo de un personaje que cautivó audiencias, que en toda la temporada y desde las anteriores, estuvo en una búsqueda interior continua, que finalmente consiguió estar con la mujer que había cortejando desde hacía años y sin un motivo de peso. ¿Lo peor? En la saga escrita por Luke Jennins, las protagonistas terminan vivas y son pareja. 

Este final de temporada y serie, nos deja, además, con dudas que no creo que en este momento alguien quiera que sean resueltas en una posible secuela. Por ejemplo, ¿quiénes eran Los 12? ¡No les vemos las caras! ¿Por qué Carolyn tiene intenciones de volver al M16? ¡Qué nos están contando! ¿A quién contrata para que asesine a Villanelle? Y, por cierto, ¿cómo fue relevante Pam en toda esta temporada? ¿No podrían haber tocado más la historia entre las protagonistas?

Yo me siento como si me hubieran abofeteado, ¿y tú?

Aunque, para ser muy honesta, quienes nos involucramos en historias de lesbianas sabemos que no es la primera vez que pasa, que asesinan a una de las mujeres. ¡Deberíamos haber estado preparadas! Perooo (y este sí es un buen pero) no queremos, nos resistimos. 

Sin embargo, tengo que resaltar que en sus mejores momentos, Killing Eve fue de las mejores series en streaming. 

Por ahora, no nos queda más que mirar en bucle este besazo entre nuestra asesina rebelde favorita y la espía que se saltó todas las normas 😭😭

¡Oye! En esta web usamos cookies para que tengas la mejor experiencia mientras estás por aquí. Si sigues navegando entendemos que nos das tu consentimiento aceptando las cookies y nuestra política de cookies (haz clic si quieres más información. ¡Gracias!plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0
Queremos saber lo que piensas, ¿nos lo cuentas?x
()
x